Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en pocos años un 10% de las parejas tendrán problemas para concebir, debido a nuestro estilo de vida. Si a esto le sumamos que las mujeres cada vez optan por una maternidad más tardía, nos encontramos con que la infertilidad y las complicaciones para quedarse embarazado aumentarán. Por ello, es imprescindible que los profesionales trabajen en mejores y más eficientes soluciones en reproducción asistida, tanto en tratamientos y técnicas a utilizar como en labores de prevención y asesoramiento. En GAIA trabajamos para que todos los tratamientos que ponemos en marcha sean los correctos y los necesarios para cada paciente en su camino a la maternidad. ¿Te acompañamos?

La Inseminación Artificial consiste en la colocación de una muestra de semen en el interior del útero de la mujer. De esta manera los espermatozoides tendrán un menor tramo de distancia a recorrer hasta alcanzar el ovulo en el tercio medio de la trompa, incrementando así las posibilidades de fecundación.

 

Para su indicación y evaluación del pronóstico se necesita evaluar la edad de la paciente, la reserva ovárica, y el tiempo de esterilidad de la pareja, además de, realizar estudio para conocer la permeabilidad tubaria, y las características del semen.

Puede ser utilizado semen de la pareja (inseminación artificial homologa o conyugal) o semen de un donante.

 

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE USAR EL SEMEN DE UN DONANTE?

Semen de Pareja

Indicado para:

  • Parejas con esterilidad de origen desconocido.
  • Parejas en las que la mujer tiene problemas de ovulación.
  • En casos de alteración a nivel del cuello uterino o del cuerpo del útero.
  • Endometriosis grado I-II.
  • Parejas en las que el varón presenta defectos leves o moderados en el semen a nivel de concentración o movilidad.
  • Casos de eyaculación precoz, vaginismo, impotencia psicógena, eyaculación retrograda.

Semen de Donante

Indicado para:

  • Varones con mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides (azoospermia secretora u obstructiva).
  • Embriones anormales, mediante estudio de DGP (diagnóstico genético preimplantación), de aneuploidias con estudio del varón patológico sin causa femenina aparente.
  • Enfermedades de transmisión sexual con lavados seminales positivos repetidos.
  • Casos de mujeres sin pareja masculina.

La ovodonación es un proceso que ofrece la oportunidad a mujeres de gestar en su útero un embrión, concebido a partir de los óvulos de una mujer donante y los espermatozoides de la pareja receptora. Así, la donación de óvulos hace posible la realidad de un sueño en la vida de mujeres que de otra manera no hubiesen podido tener hijos.

Los óvulos procedentes de donación son la única alternativa a la que ciertas mujeres pueden acudir para tener un hijo propio.

 

Indicado para:

  • Edad reproductiva avanzada.
  • Alteraciones genéticas (alteraciones cromosómicas en la mujer).
  • Abortos de repetición por embriones con aneuploidias cromosómicas.
  • Fallos repetidos en técnicas de reproducción asistida (pacientes que no responden a la estimulación ovárica o fallos de fecundación en repetidas ocasiones con ICSI o fallos repetidos de implantación).
  • Fallo ovárico prematuro (cuando la ausencia de función ovárica se produce antes de los 40 años, con menstruaciones que comienzan a ser irregulares hasta que terminan por desaparecer).
  • Pacientes que han recibido tratamiento gonadotóxico (quimioterapia o radioterapia).
  • Fallo ovárico primario (cuando la menstruación no se inicia en la pubertad).

La fecundación in vitro (FIV) es técnica para tratar la infertilidad causada por obstrucción o daño tubario. Con los años, la FIV se ha convertido en la técnica más utilizada en reproducción asistida tratando también otras causas de infertilidad, incluyendo a pacientes que no han logrado embarazo con otras técnicas como la inseminación artificial (IA).

 

La FIV consiste en una secuencia de pasos muy coordinados que comienza con la hiperestimulación ovárica controlada con gonadotropinas exógenas, seguida de la recuperación de los ovocitos de los ovarios bajo ecografía transvaginal, fecundación en el laboratorio y transferencia transcervical del embrión/embriones al útero.

 

Procedimiento de la FIV
Estimulación ovárica. El régimen de estimulación seleccionado para una mujer debe estar basado en la edad, la respuesta a estimulaciones previas y la reserva ovárica. La finalidad es recolectar un número adecuado de ovocitos maduros con el menor riesgo para la paciente.

 

Recuperación de ovocitos. Cuando tras la estimulación, el tamaño de los folículos ováricos alcanza los 17-21 mm se procede a desencadenar la ovulación mediante la hormona gonadotropina ovárica (HCG). La recuperación suele realizarse a las 36 horas después de la administración de HCG. La técnica habitual es la aspiración de ovocitos guiada por ecografía transvaginal (punción ecoguiada) bajo sedación en el quirófano. El líquido folicular es trasladado al laboratorio de reproducción asistida donde se realiza la identificación de los ovocitos maduros aptos para ser fecundados.

 

Fecundación. Cada ovocito se incuba con 50000-100000 espermatozoides móviles durante un periodo de 12-18 horas a 37º, a las 18 horas se evalúan los ovocitos en busca de signos de fecundación.

Transferencia embrionaria. Suele realizarse a los 2-3 días de la recuperación y fecundación de los ovocitos y se transfiere el embrión/embriones de mayor calidad morfológica, puede realizarse también transferencia de embriones en dia 5 -6 de fecundación (estadio de blastocito). La transferencia embrionaria es una técnica sencilla que no necesita sedación, consiste en la introducción intrauterina del embrión/embriones a través del canal cervical mediante una cánula especialmente diseñada para ello, bajo visión ecografía.

 

Vitrificación de embriones restantes. Una vez realizada la transferencia embrionaria, se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad no transferidos con el fin de poder ser utilizados en un ciclo posterior sin necesidad de una nueva estimulación ovárica.

La doble donación aporta a la pareja óvulos y semen de donante ofreciendo un alto índice de resultados, este tratamiento de recepción de óvulos donados, consiste en la fertilización de los mismos con semen de donante anónimo, una solución indicada para mujeres solteras con factor ovocitario, o parejas en las que él no puede aportar el semen ni ella los óvulos.

 

Para conseguir las y los donantes más adecuados, nos basamos en tus características físicas y realizamos todos los estudios con el fin de aumentar la seguridad en el proceso, por otra parte contamos con test genéticos que permiten reducir los riesgos de padecer enfermedades raras. Estas enfermedades presentan una herencia autosómica recesiva, es decir, para que un individuo esté afectado necesita que las dos copias de ADN que porta tengan, cada una, una mutación en el mismo gen. Se sabe que parte de la población es portadora de alguna mutación en algún gen causante de enfermedades recesivas. Si se tiene descendencia con otra persona que sea portadora de alguna mutación en el mismo gen, el hijo nacido podría padecer la enfermedad correspondiente al gen afecto.

 

GAIA ofrece la posibilidad de realizar un estudio de compatibilidad a la pareja que va a tener descendencia, o a un miembro de la pareja y el donante, de tal manera que descartemos que ambos porten una mutación en el mismo gen, evitando, así, que su descendencia padezca una enfermedad rara realizando los nuevos test genéticos Compatibility Plus 250 que se realiza a ambos donantes con la finalidad de reducir a la mínima expresión riesgo de padecer cualquiera de las 250 enfermedades genéticas testadas.